NI TRES R´s NI OSTIAS “LA VIVISECCIÓN ES UN FRAUDE”

Vivisectorxs-asesinxs“La vida de cualquier animal es más valiosa que la de aquel hombre
que es capaz de torturarlo.”

Ronnie Lee (activista del A.L.F.)

El motivo de la edición de este libelo es dar un poco más de información, acerca de la vivisección y sus consecuencias negativas en la vida. No solamente elimpacto que se ejerce en los animales no-humanos, sino también en los humanos. Dentro de los movimientos de derechos de los animales no-humanos, con esto me refiero a las organizaciones y individuales abolicionistas (ya que las organizaciones de bienestar animal estarán seguramente en completo desacuerdo con lo que van a leer en este libro, aunque también vaya dirigido a estas), existe la creencia de que la vivisección, de alguna manera ha beneficiado a la raza humana en términos científicos y médicos. Es por este aspecto que la posición abolicionista con el tema de la experimentación en animales, se justifica únicamente por motivos éticos y morales, alegando que los animales no-humanos sienten, padecen y por esto merecen tener unas vidas plenas y en libertad para alcanzar sus necesidades como individuos.

Estoy completamente de acuerdo con esta postura, pero a la vez pienso que para lograr nuestro fin, que sería terminar con toda la explotación que se ejerce hacia nuestros hermanos no-humanos, debemos demostrar que la vivisección es un fraude científico. Que no solamente ha causado y causa el sufrimiento a millones de animales, sino que no ha tenido ningún beneficio para la salud de las personas y que encima es el problema clave en el retraso en los avances científicos y médicos.

Creo que sin estos argumentos médicos o científicos, donde se demuestre una vez mas los problemas que ha causado a las personas a parte de las consecuencias que se obtienen de extrapolar los resultados obtenidos en los ensayos con animales y aplicarlos en las personas, siempre habrá preguntas (como la clásica de tu hijo o el perro) que nos formularán para rechazar nuestra postura. El no tener la capacidad de contrarrestar esas preguntas fortalecerá aun más la creencia falsa de que sin estos experimentos no llegaremos a ningún avance.

Obviamente todos hemos nacido en una época en la que desde la prensa se justifica la vivisección, además de impulsar la creencia de que sin ella no habría avances ni se podría curar enfermedades como el cáncer o la hepatitis. Todos nos hemos visto afectados por esta creencia ya que desde niños no ha influido en nuestras mentes así como también lo ha hecho el cristianismo o la actitud antropocéntrica y patriarcal en nuestra estructura social.

Debo reconocer que yo mismo, hasta hace no demasiado creía que la vivisección había servido para algo en la cura de enfermedades (quizá no ahora pero sí en el siglo XIX), hasta que el interés por el tema me hizo informarme bien acerca de ello. Es por este motivo y después de hablar con bastante gente, que surgió la idea de intentar exponer algunos casos de cierta relevancia que demuestren que la ciencia lleva desde hace siglos un camino equivocado.

En este libelo intentaremos explicar los motivos que hacen que la vivisección sea todavía una práctica aceptada en nuestra sociedad, aun a sabiendas de que es engañosa y lo peor de todo, extremadamente peligrosa para la salud.

Cada medicamento que sale al mercado y que ha sido testado en animales, es un interrogante, ya que hasta cierto tiempo después de estar administrándose en la población no se es capaz de demostrar sus efectos adversos o las consecuencias que acarrearán en la población. Por este motivo uno de los puntos de los que está formado este ensayo consta de varios medicamentos que han tenido un efecto catastrófico en la gente que los ha ingerido.

El negocio de la vivisección se basa en mentir a un público lego en el tema. Y acompañado de las necesidades falsas (creadas desde las estructuras de poder y las empresas multinacionales, así como la televisión y sus anuncios), hace que la gente tenga el sueño de encontrar la solución que les hará ser siempre guapos y jóvenes.

Es por este motivo que cada año salen nuevos medicamentos o potingues (que siempre son la solución definitiva), que mejoran al anterior. Todo esto siempre sin mencionar que cada año son prohibidos también una gran cantidad de ellos puestos a la venta en años anteriores.

También incluiremos algunos experimentos de la pseudo-ciencia, que además de ser crueles con la especie en cuestión con la que han sido efectuados, demostrarán la inutilidad de tales aberraciones. Realmente me gustaría incluir muchos más, para que no pueda haber voces que digan que la información es sesgada y que se han escogido de manera sensacionalista para influir en la opinión del lector.

Si se incluyen no es para influir en nadie. Únicamente están aquí porque existen y son reales. Lo que leerán ocurre cada día y muchos de ellos se repiten a lo largo de los años en distintos países, facultades y laboratorios. Lo destacable de algunos de estos que se repiten a lo largo de los años es que suelen sacar conclusiones y resultados distintos en cada lugar donde se han hecho, demostrando una vez más que los resultados dependen de las condiciones en las que se efectúan, la manera de hacerlos, así como la especie que se escoja para experimentar.

Con todo esto sólo me queda comentar que la persona que está escribiendo estos textos o recopilando la información para compartirla con vosotros no es, ni científico, ni escritor ni médico. Con esto quiero dejar claro que la intención es dar información lo más clara posible y he intentado obtener las mayores referencias posibles para la veracidad de los argumentos. Aunque es casi imposible se intenta ser objetivo en todo momento y reflejar una postura sincera que confronta con el actual estado de las cosas, para que nos demos cuenta que nos mienten a diario, pero que si queremos podremos entrar en el terreno de la “ciencia” para terminar con el sufrimiento innecesario que causa la vivisección.

DESCARGAR AQUÍ

COLABORACIÓN DE VOZ COMO ARMA